ActualidadAltiplanoOpiniónRionegro

Aeromovel ¿necesidad o capricho?

Por: Santiago Gómez

En Rionegro, Antioquia, se gesta el proyecto de transporte “Movilizador Automático de Personas” o APM como se conoce comúnmente por sus siglas en inglés, que para el caso de Rionegro es del tipo Aeromovel, un sistema de vagones livianos impulsados por aire a presión, que traza su recorrido, comenzando en Belén, donde anteriormente quedaba IMUSA, sigue su camino por el tránsito, la UCO, la clínica Somer, Llanogrande hasta la subestación de Llanogrande, El Tablazo, Hospital San Vicente Fundación y el Aeropuerto Internacional José María Córdova.

Este sistema planteado por la Administración Municipal consta de un solo riel por el cual el Aeromovel se desliza, yendo de polo a polo y devolviéndose por el mismo carril, lo que genera la incógnita de cuánto tiempo se demora en realizar un solo recorrido completo, teniendo en cuenta que debe realizar paradas en sus múltiples estaciones, las que, como dato curioso, no estarán ubicadas en los centros de mayor concentración de la población rionegrera, que son El Porvenir y San Antonio de Pereira.

Y esto último tiene gran impacto en el sostenimiento financiero del proyecto, dado que, por un lado, un sistema de este tipo debe movilizar por lo menos más de 100.000 personas por día, y por el otro, según el estudio técnico que realizó el municipio con la empresa Steer Davies Gleave por medio del convenio 039 de 2016, el municipio moviliza en su zona urbana total, por día, de lunes a viernes, un promedio de 32.840 pasajeros.

Ahora bien, como se mencionó antes, el Aeromovel no pasa por los más grandes centros poblacionales de Rionegro que son El Porvenir y San Antonio, que tienen una población de 25.070 y 12.038 de personas respectivamente, por lo que gran parte del promedio de pasajeros por día que se movilizan en Rionegro no se beneficiarían del proyecto.

Sin embargo, es la población en general, de todo el municipio, quienes terminarán por pagar el proyecto del Aeromovel, que tiene un costo de alrededor de 300 millones de dólares, según se ha expuesto en medios de comunicación como el tiempo o caracol noticias, esto es casi 900 mil millones de pesos. Cifra que no concuerda con las vigencias futuras excepcionales presentadas ante el Concejo el 23 de marzo de este año, las cuales ascienden a 5 billones de pesos, esto es 4.1 billones más de lo que se ha presupuestado el proyecto, cifra que por demás es exorbitante, y deja las finanzas del municipio comprometidas hasta el año 2047, es decir por alrededor de  30 años, sin mencionar, la deuda que actualmente tiene Rionegro, que alcanza los 100 mil millones de pesos.

Esto implica, que se usen los recursos del municipio que deberían ser destinados a la inversión social, en un proyecto que no presenta un cierre financiero y por consiguiente la NO viabilidad del mismo, y que realmente no soluciona los problemas de movilidad del municipio, que son la falta de infraestructura vial y el desorden generalizado del transporte en Rionegro.

Con 4.1 billones de pesos, se podría mejorar la infraestructura educativa de los colegios, construir 16 hospitales como el Hospital San Vicente Fundación, el cual costó 250 mil millones de pesos en total, se podría haber salvado al icónico hospital Rionegrero Gilberto Mejía Mejía, o incluso, invertir varias veces el dinero que requería E.P. RIO y que se utilizó de excusa para venderlo a EPM.

Además de todo esto, cabe mencionar, que en América Latina no hay un sistema de transporte de esta envergadura que sea rentable, es decir, el estado debe subsidiar las pérdidas financieras que se generen. Y la pregunta sería ¿Rionegro está en capacidad para costear el subsidio de este sistema de transporte?

Como si fuera poco, el Alcalde Municipal pretende eliminar una de las formas de transporte más aceptadas del municipio, los taxis colectivos, que ascienden a alrededor de 228 vehículos, pasándolos a taxis de servicio individual. Lo que para efectos prácticos si la oferta de transporte se reduce, generaría desempleo, que afectaría a un sin número de familias que sobreviven directa o indirectamente de esta forma de transporte.

Si la oferta del transporte se reduce, se da  una excusa para promover el Aeromovel, puesto que se proyecta un aumento en el número de personas que requieren movilizarse, lo que deja entredicho esta actuación de la Administración.

Así, pues, un gobernante debe tener en cuenta que las realidades de un pueblo no se acomodan a lo teórico y Rionegro no está en capacidad de sostener un sistema de transporte tipo “Movilizador Automático de Personas” o APM, tan costoso que realmente no necesita. Y está bien pensar en proyectos a futuro, pero si actualmente el municipio tiene otras realidades que requieren atención inmediata, no se pueden priorizar proyectos a 20 ó 30 años sobre las necesidades de hoy.

Comentarios

Te puede interesar