ActualidadAltiplanoAntioquiaBosquesColombiaEmbalsesMedio AmbienteOriente antioqueñoPáramo

Como un aporte al cuidado del ambiente, Grupo EPM innova con la instalación de 15.000 transformadores de energía en aceite vegetal

EPM

En su compromiso con el cuidado del ambiente, el desarrollo del país y la calidad de vida de las personas que habitan en las regiones en las que tiene presencia, el Grupo EPM instalará 15.000 transformadores que funcionan con aceite dieléctrico de origen vegetal, con el cual se logra mayor vida útil, capacidad de carga y seguridad en los equipos.

Los nuevos transformadores tipo poste, de color verde que indica que son amigables con el ambiente, se instalarán en las regiones donde el Grupo EPM distribuye energía eléctrica en Colombia.

Esta innovadora iniciativa es posible gracias a un contrato de suministro para la adquisición de los transformadores adelantado de manera conjunta por las filiales de energía del Grupo EPM en Colombia: EPM, CENS, CHEC, EDEQ y ESSA con la firma antioqueña Rymel, para los próximos tres años.

El Gerente General de EPM, Jorge Londoño De la Cuesta, indicó que “con la compra de estos equipos, el grupo empresarial avanza en su propósito de tener una producción de energía cada vez más limpia, dentro de su responsabilidad ambiental y de su compromiso con la sostenibilidad; así como con la capacidad innovadora que nos ha caracterizado y que debe ser una constante en lo que hacemos en EPM”.

Ventajas y beneficios del aceite vegetal
El aceite dieléctrico vegetal a base de soya utilizado en los nuevos transformadores es fácilmente biodegradable, es decir, toma un período de 45 días en promedio para descomponerse por completo en sus elementos básicos.

Este aceite no es tóxico, lo que implica que si se derrama no supone un peligro para las fuentes de agua ni afecta la biodiversidad. Además, son transformadores libres de PCB,
que son sustancias que pueden afectar el ambiente y generar una acumulación biológicamente tóxica en los seres vivos.

El aceite dieléctrico vegetal a base de soya presenta un alto punto de ignición mayor a 300°C y es autoextinguible, un factor que incrementa la seguridad en las instalaciones. Es importante destacar que este aceite se deriva de una fuente renovable, cuyo ciclo de producción tiene asociada una huella de carbono neutra.

Bajo condiciones normales de operación este tipo de transformadores tienen una vida útil de 25 años, cinco años más que los transformadores en aceite dieléctrico mineral.
Otra ventaja de los transformadores que operan con aceite dieléctrico de origen vegetal es que permiten alimentar más instalaciones eléctricas, gracias a su mayor capacidad de carga, lo que, junto con su diseño de bajas pérdidas, hace que sean más eficientes.

Estos transformadores se utilizan actualmente en países como Brasil, donde aprovechan al máximo su capacidad de carga, mientras que, para el Grupo EPM, además de la cargabilidad, su vida útil representa una mayor ventaja, clave para cumplir con la normatividad colombiana.

Más empleo y mejoras operacionales
Rymel, proveedor de los transformadores en aceite vegetal, es una empresa familiar antioqueña con 40 años de existencia, que emplea a más de 270 trabajadores y produce transformadores para el mercado nacional e internacional.

El gerente técnico de Rymel, Hugo Armando Murillo Arenas, dijo que “la ejecución del contrato con el Grupo EPM implicó optimizar procesos, ampliar las líneas de producción, incrementar en un 20% la planta de personal y adquirir nueva maquinaria y equipos como una cabina para pintura electrostática exclusiva para el proyecto”.

Con estos equipos el Grupo EPM busca, también, obtener beneficios tributarios por tratarse de tecnologías más amigables con el ambiente y de mayor eficiencia, y por ser los primeros en su género que se adoptan de manera masiva en el país. Así, el grupo empresarial sigue innovando por el bienestar de la gente.

Comentarios

Te puede interesar