ActualidadColumnistas 2NacionalOpinión

Corrupción, la raíz de los problemas

Por: Santiago Gómez

Santiago Gómez

Día a día cientos de casos de corrupción salen a luz pública, y nos presentan un claro ejemplo de la gran problemática que se vive en el mundo, pues no es un tema exclusivo de Colombia. Se ha visto con Silvio Berlusconi en Italia, con Petrobras en Brasil e incluso con altos funcionarios de la FIFA, por mencionar solo algunos casos a nivel mundial.

Pero es un hecho que la corrupción nos consume en Colombia y detona una  infinidad de problemas que van desde el  detrimento público, la mala calidad de algunos servicios e incluso, asesinatos selectivos a quienes denuncian estos fenómenos. Pero hablemos claro, esta problemática viene desde abajo, es decir, no hace falta un gran puesto político o estar a la cabeza de una gran compañía para realizar actos de corrupción, como se puede ver cuando un ciudadano del común paga a un oficial de transito para que no realice una multa, o cuando alguien se cola en la fila o se pasa un semáforo en rojo.

Ahora bien, con el proceso de paz del anterior gobierno, el enfoque de los problemas del país cambió del conflicto armado y la guerra por la corrupción y sus múltiples casos, lo cual nos ha permitido vislumbrar la gravedad del asunto.

Gracias a esto  han comenzado ha realizarse campañas en contra, e incluso la muy sonada consulta anticorrupción se ha posicionado como una forma de acabar con estos problemas, al menos desde la parte estatal, pues su fin a grandes rasgos es preservar y cuidar los recursos públicos así como también castigar a los corruptos. Sin embargo, a modo personal, creo que el problema va más allá de las grandes instituciones del país. Por lo cual necesitamos crear un sistema de valores en donde todos los ciudadanos rechacemos de entrada estos actos de corrupción, necesitamos una cultura donde respetemos las reglas y sintamos vergüenza por todo lo que implica el ser corrupto.

A pesar de que el problema va más allá, La consulta anticorrupción es un excelente primer paso para lograr desarrollarnos como una sociedad prospera, pues como lo dice el índice de percepción de corrupción mundial,  los países con mejor calidad de vida son los que menos corrupción tienen, así pues, países como Dinamarca, Suecia, Canadá, Finlandia o nueva Zelanda, que son mundialmente conocidos por sus altos niveles de prosperidad, ocupan los primeros puestos como los menos corruptos. Mientras que Colombia ronda el puesto 96 según el último informe dictado en febrero de este año.

Por esto, yo digo 7 veces SI, pero también digo que necesitamos, como sociedad trabajar desde nosotros mismos y en conjunto enseñar a los más pequeños que podemos ser una sociedad libre de corrupción, que si queremos, podemos llegar a los primeros puestos en el índice de percepción de corrupción e incluso, superar a Uruguay y a Chile que son los países latinoamericanos con mejor puesto en el indicie, teniendo el puesto 21 y 24 respectivamente.

Ahora, como decía el gran Jaime Garzón (Q.E.P.D)  y apropósito del aniversario de su muerte el pasado 13 de agosto. “el problema de los colombianos es que no tenemos una conciencia colectiva, tenemos una posición cómoda e individual  ante la vida”,… “La actividad política es un compromiso de todos, el bienestar general es un compromiso de todos”. Jaime sabía en 1997 que los problemas del país se solucionan en conjunto, como sociedad. Y a pesar del paso de los años, este gran hombre, sigue vigente.

Yo creo que somos capaces de mejorar, de acabar con la corrupción y aumentar la calidad de vida en todos los aspectos; creo en nosotros y en que es posible pensar, planear y realizar un mejor país, libre de corrupción y los cientos de problemas que se derivan de esta.

Comentarios

Te puede interesar