ActualidadColombiaSalud

Cuando las uñas hablan de la salud de los huesos

El Espectador

Con el aumento de la expectativa de vida, es más frecuente hablar de enfermedades que debilitan los huesos. En Colombia, 1,6 millones de mujeres sufren de esta condición, que se puede prevenir e identificar sus primeras señales en rutinas cotidianas como una manicura.

Quienes se hayan hecho una manicura una vez en la vida saben que es uno de los procedimientos más sencillos y cotidianos que contribuye a tener unas manos más bonitas y consentirse un poco también. Pero más allá de la vanidad y lo desestresante que puede llegar a ser, hoy se puede utilizar como un medio para que miles de mujeres, mayores de 50 años, identifiquen si tienen inicios de osteoporosis o que puedan llegar a padecerla.

¿Pero qué relación tienen las uñas con los huesos? Según un estudio realizado por científicos de la Universidad de Limerick, en Irlanda, las uñas y los huesos están formados por dos proteínas distintas. Las uñas por queratina y los huesos por colágeno, aunque son diferentes, tienen en común la presencia de enlaces de disulfuro para unir una molécula de proteína con otra. En las uñas, este enlace es necesario para unir la queratina, lo que les da fuerza. En los huesos, la proteína colágeno necesita los mismos enlaces para mantenerse unido y evitar la porosidad del hueso y fracturas, las clásicas, en cadera y columna.

Es así como las uñas quebradizas pueden indicar falta de unión de la queratina por los enlaces de disulfuro, situación que se replicaría en los huesos haciéndolos frágiles y con osteoporosis. En Colombia, 1,6 millones de mujeres sufre de osteoporosis. Condición que es más frecuente después de la menopausia, pues “las mujeres pierden hasta un 30 % del calcio y son más propensas a fracturas”, señala Óscar Rosero, presidente de la Asociación Colombiana de Osteoporosis (ACOMM). En los últimos cinco años, esta condición le ha costado US$511 millones al sistema de salud.

Ante este panorama, y con la determinación de concientizar a las mujeres y la sociedad respecto a la osteoporosis, la ACOMM le dio vida a la campaña “Manicure, prevenir la osteoporosis está en tus manos”. El objetivo es que por medio de las manicuristas, que se convierten en amigas y hasta consejeras, las mujeres tengan un acercamiento con información de la osteoporosis y que en sus exámenes estén presentes sus huesos.

Es muy común ver que las mujeres ya tienen claro el tema de la citología y el autoexamen de seno, pero los huesos aún no. En palabras del presidente de ACOMM, “según informes de las IPS, son pocos los exámenes que se solicitan para determinar si existen inicios de osteopenia u osteoporosis y la buena noticia es que los exámenes de diagnóstico están incluidos en el régimen contributivo y subsidiado”.

Por eso es tan importante llevar de una forma sencilla información que puede salvar vidas. La hoja de ruta es clara: capacitar a más de 3.500 manicuristas en todo el país para que se apropien del tema, que si ven alguna mujer mayor de 50 años con uñas quebradizas puedan hablarle de la campaña e incluso a mujeres jóvenes que transmitan el mensaje a sus familiares. “Los doctores nos explicaron el tema. Mi mamá sufre de osteoporosis hace muchos años y he sido parte de su proceso médico. Esta iniciativa nos invita a hacer un alto en el camino para cuidarnos y promover una buena salud”, señala Lorena López, una de las manicuristas que participó en los talleres, mientras aplica en una de sus clientas el esmalte Fuerte de Masglo, que es exclusivo para apoyar la campaña.

Y es que el presidente de ASCOMM tiene claro que las alianzas y el trabajo en equipo son la mejor fórmula para impactar en la sociedad. Por eso, tocó las puertas de la empresa para que desde su rol aportaran a la campaña. Nelson Cabrera, presidente de Masglo, dice que “siempre nos ha gustado sumarnos a estas iniciativas, sabemos que desde la prevención se pueden cambiar realidades”. Punto de vista que comparte Óscar Rosero, quien explica que si se logra diagnosticar a tiempo, se puede llegar a devolverle la densidad al hueso y le permite al paciente mejorar su dieta e implementar una rutina de actividad física que fortalezca sus músculos y sus huesos.

Algo interesante de la prevención es que consiste en detalles pequeños y sencillos que impactan la salud. Por ejemplo: hacer más ejercicio, consumir calcio, que se puede encontrar en las verduras, frutos secos, pescados o frutas, y así romper ese mito de que solo lo tienen los lácteos. La vitamina D, que proviene del sol, también es un gran aliado para que los huesos estén fuertes. “Cuando me dijeron que tenía una osteopenia cerca a una osteoporosis, mi endocrinóloga me recomendó cuidado para no tener una fractura, y preciso el peroné y la tibia salieron lesionados”, dice Claudia Padilla, una paciente con esta condición,quien explica que ha tenido un buen tratamiento y que sus huesos se han fortalecido. “Debemos estar pendientes de nuestra su salud y qué mejor cuando nos estamos consintiendo y poniendo más lindas”, puntualiza.

Comentarios

Te puede interesar