ActualidadCulturaEducaciónEmbalsesGranadaLiteratura

La Bibliochiva: Leer, Amar y Soñar

David Alfonso Restrepo es un habitante del municipio de Granada, quien quiso idearse una estrategia innovadora para “promocionar y difundir la lectura y la escritura” en la comunidad granadina, a este proyecto lo llamó “La Bibliochiva”.

Según el creador, “como la biblioteca es un lugar fijo, que está en un edificio y no toda la gente ingresa a una biblioteca, tiene la curiosidad o, de repente no sabe que es una biblioteca, entonces, de ahí nace la idea de tener un puesto de lectura itinerante, que esté en diferentes partes del municipio, bien sea rural o veredal”.

Restrepo describe La Bibliochiva como una chaza, “esas chazas de pueblito, de parque, que es con una estructura en lámina, que, por lo general, son verdes y blancas y, esa chaza estaba por ahí abandonada en un lugar”, por lo cual, le pareció interesante que se convirtiera en un puesto de lectura, donde se pudieran ubicar libros y, así, las personas pudieran acercarse a leerlos y hojearlos.

Una vez tuvo el elemento principal para almacenar los libros se topó con otro reto: lograr que esta idea fuera llamativa y acogida por los granadinos. “Entonces, yo empecé a observar que el transporte del campesino, por excelencia, es la chiva, es parte de su vida, donde se transporta, transporta sus productos; en ella hay historias, en ella cabe desde un alfiler hasta una vaca”, expresa el creador de La Biblichiva, y añade que fue por ello que decidieron decorarla como uno de los medios de transporte más usado por los antioqueños.

Cuenta que para realizar la decoración de La Bibliochiva se contó con la ayuda de uno de los pintores de chivas más reconocido: El Muñeco, y que este lo hizo bajo una consigna clave, La Bibliochiva: Leer, Amar y Soñar.

David Alfonso recuerda cómo fue el lanzamiento de su iniciativa. Rememora que la primera vez que La Bibliochiva salió y se dio a conocer a la comunidad fue dejada en un lugar de la plaza principal de Granada, esto con el fin, según él, de suscitar la curiosidad de quienes la vieran. Luego, eligió un día para para darle iniciación oficial a este proyecto y quiso hacerlo “como si fuera la apertura de un viaje. Cuando van a ser las cinco de la tarde salen las chivas para Granada, está el alistador, por ahí el conductor, la gente… fuimos suscitando a través del teatro ese momento y luego abrimos La Bibliochiva, y ahí lo que había eran libros, libros de historias para compartir” puntualiza.

Comentarios

Te puede interesar