AbejorralActualidadArgeliaMedio AmbienteMunicipiosNariñoOriente antioqueñoPáramoSonsón

Preocupación en las CAR por el proyecto de Ley 233: Ley de Protección a los Páramos

El pasado 28 de junio fue aprobada la Ley de Protección a los Páramos, una propuesta del Partido MIRA que hoy cuenta con el aval del Congreso de la República y que, según sus proponentes, busca garantizar la preservación, conservación y regeneración de los ecosistemas y páramos en Colombia.La iniciativa tiene por objeto establecer los páramos como ecosistemas estratégicos y, por ende, fijar directrices que propendan su integralidad, preservación, restauración, uso sostenible y generación de conocimiento, entendiéndolos como territorios de protección especial que integran componentes biológicos, geográficos, geológicos e hidrográficos, así como aspectos sociales y culturales”, dice el comunicado oficial.

Asimismo, otro de los aspectos importantes de dicha Ley tiene que ver con el establecimiento de programas de sustitución y reconversión de las actividades prohibidas para que los habitantes tradicionales que habitan en los páramos y ejercen este tipo de prácticas, tengan oportunidades de mantener ingresos que les permitan tener un nivel de vida digna.

Pese a que la propuesta pareciera ser buena, se ha creado una alarma entre las CAR-Corporaciones Autónomas Regionales-, específicamente con lo que tiene que ver con el Artículo 24 del Proyecto de Ley 233, pues aseguran que su redacción es confusa, puesto que no clasifican qué recursos de las transferencias del sector eléctrico y la tasa por uso irían a las corporaciones. Además, reclaman el hecho de que todo o una parte de los recursos serán transferidos al Fondo Nacional Ambiental (Fonam), lo cual, según ellos, les quitaría autonomía a las corporaciones al trasladar el manejo de los recursos que hoy llegan a cada región a un fondo administrado de manera centralizada y excluyente desde la Capital de la República y no desde las regiones, quienes son las que conocen las necesidades en materia ambiental.

En dicha Ley tampoco se establece el monto de las Transferencias del Sector Eléctrico -TSE- y si debe ser girado al Fonam o a la subcuenta de páramos, siendo este otro de los puntos que crea confusión entre las CAR.

De este modo, la preocupación de las Corporaciones Autónomas Rionales, radica en que, gran parte de sus funciones de control, seguimiento y protección del patrimonio ambiental provienen de las transferencias del sector eléctrico y la tasa por utilización del agua, lo cual se vería afectado con el Proyecto de Ley 233, pues las CAR no estarían recibiendo los recursos necesarios para continuar con sus actividades.

Lo que dice Cornare

Según Carlos Mario Zuluaga, director de la Corporación Autónoma Regional de los Ríos Negro y Nare -Cornare- la Asociación Colombiana de Generadores de Energía, Acolgen, desde hace algún tiempo ha estado promoviendo la transferencia de los recursos, argumentando que no es una compensación a los daños ambientales que generan megaproyectos realizados por empresas como EPM, ISAGEN y CELSIA, sino que son recursos parafiscales. Así como también, afirma el Director, la entidad Acolgen, sostiene que, si se invierte en el recurso hídrico de los páramos, las tarifas de energía se van a disparar en Colombia.

Además, sostiene que la Asociación le ha vendido una mala idea a la Contraloría acerca de las inversiones que ha hecho Cornare en materia ambiental: “Cornare invirtió mal porque hicimos programas de saneamiento en El Retiro, porque hicimos programas en Sonsón en el páramo cuidando el páramo, porque hicimos proyectos en San Luis, porque hemos hecho programas de educación ambiental pero con el argumento de Acolgen eso no se puede, y con ese argumento vienen a decirle al Senado que los Alcaldes y las corporaciones estamos haciendo mal uso de esa plata y que por eso esa plata hay que llevársela a Bogotá, que allá sí le hacen buen uso” expresa.

El Director invita a los Alcaldes y líderes sociales a definir en qué posición están y si seguirán apoyándose y trabajando con Acolgen o, por el contrario, “quieren estar aquí con la gente que ha sufrido y ha padecido los procesos y los proyectos que ellos tienen en la región”. Asimismo, hace un llamado a la directora de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía, Ángela Montoya Holguín, para que visite el Oriente Antioqueño y conozca cada una de las obras en las que se han invertido los recursos, “para que vea la región con saneamiento básico, casi en un 85% rural; con cobertura en estufas eficientes, casi en un 100%; un solo municipio como San Rafael, que queremos este año, si la platica no nos la quitan, hacer la única planta de tratamiento que nos falta. Que vengan y conozcan los campesinos (…) no hay una vereda del Oriente Antioqueño que no haya tenido la mano y el acompañamiento de Cornare”, expresa Zuluaga.

Además, se cuestiona frente a lo que quieren hacer las grandes empresas productoras de energía como EPM, ISAGEN y CELSIA, las cuales están trabajando con Acolgen, pues no considera que sea justo que, desde donde se genera la energía, solo queden los problemas ambientales, puesto que, “cada año uno ve 1,8 billones de utilidades de una empresa, 1,5 billones de otra, 900 mil millones de otra. Muy importante que ganen platica, pero muy importante que, donde la están generando también quede algo” dice.

Aunque Carlos Mario Zuluaga no está muy convencido con la Ley de Páramos, dice que esta tiene buenas intenciones, pero que, si esta no se reglamenta como, según él, debe ser, Cornare dejaría de recibir 25 mil millones de pesos. “En los últimos dos años, para Abejorral, Sonsón, Argelia, Nariño, San Luis, San Francisco y Cocorná, invertimos más de 40 mil millones de pesos, esa inversión no les va a llegar, y no les va a llegar donde está el páramo (…) la Ley de Páramo, si no se reglamenta como debe ser, les va a quitar la plata, y es la plata de Cornare la más equitativa que puede tenerse, porque esa plata se redistribuye sin prebendas políticas, sin amiguismos” asegura.

Desde el Ministerio de Medio Ambiente

Según Luis Gilberto Murillo, Ministro de Medio Ambiente, el Artículo 24 de la Ley de Páramos permite la reglamentación y dar tranquilidad a las Corporaciones en Antioquia y a los líderes, tanto desde la Gobernación como desde las Alcaldías. “En ningún momento se busca la centralización (…) desde el 2004 no se actualizaba la tasa por uso del agua, que también va para las Corporaciones, la actualizamos, y solo el impacto del año 2018, son 19 mil millones más que van a recibir las Corporaciones, en el largo plazo hacia el año 2036, va a tener un impacto de recursos adicionales de 3.1 billones de pesos” plantea.

También, destaca que es una buena ley, pues, según él, le da tratamiento especial a las comunidades de los páramos, lo cual tiene que ver con que la conservación de los mismo se hace con sus habitantes, además de crear un esquema institucional que vincula al Ministerio de Agricultura, al Ministerio de Minas, entre otros, para reconvertir las zonas de los páramos.

Además, otro punto que destaca es la obtención de recursos para las CAR, los cuales se derivan de la tasa por el uso del agua, por la transferencia energética y del impuesto al carbono. “Esta es una muy buena Ley, es una buena noticia para el país y vamos a darle tranquilidad a Antioquia, a las Corporaciones de Antioquia, a las Corporaciones de todo el país de que realmente no se está buscando centralizar y, al contrario, lo que vamos es a garantizar que las Corporaciones reciban más recursos como ya lo hemos hecho”, expresa el Ministro.

Comentarios

Te puede interesar