Sergio Edilson Gómez Gómez: Embarcó a un viaje cargado de experiencias

0

 

 

Por: Luisa Fernanda Henao

 

La llegada de Sergio fue llena de contratiempos y sorpresas; cuando su mamá tenía siete meses y medio de embarazo sufrió un cólico y tuvieron que trasladarse a la clínica, donde después de hacerle muchos exámenes descubren que tenia la vesícula inflamada a punto de explotar y tenían que operarla de urgencia; por la gravedad de la situación  los médicos le dicen al padre que debía elegir entre la vida de su esposa  o la del bebé; él solo les pedía que hicieran hasta lo imposible por salvarlos a los dos.  Fue una cirugía muy complicada por el avanzado  tiempo  de gestación; por tal razón debían anestesiarlos a los dos por de aparte y así mismo cuando terminaran la cirugía primero despertar a Sergio y luego a su madre.  Estuvieron rodeados de muchos médicos y enfermeras, que querían vivenciar  y grabar este procedimiento tan complicado;  para los que hicieron parte de esto, que los dos estuvieran vivos había sido un milagro, este fue el primero en la vida de Sergio, sin saber que le esperaban muchos más.  Veinte días después sin tener el tiempo completo de gestación empieza el trabajo de parto, ya Sergio quería venir al mundo, por estar tan reciente la cirugía y por el riesgo de necesitar transfusiones de sangre, debía nacer en La Ceja; y de camino a la clínica,  en un sitio denominado La Fragua, nació a las 3:00 a.m. del 16 de noviembre de 1994, una vez más supera la adversidad y logra salir ileso de otra situación.

La niñez transcurre normalmente contemplado por todos, pues era el niño de la casa y solo recibía amor; luego llega la juventud la cual disfrutó con desenfreno de parranda en parranda sin parar en la casa, sin permitir a sus familiares disfrutar de esa chispa que lo caracteriza. Y así fue cuando en diciembre de 2017 realizaron un paseo familiar el cual disfrutaron de gran manera, pues Sergio fue quien animó todo el trayecto y logró desinhibir y deleitar con  todas las atracciones mecánicas, como si por primera vez hiciera una actividad de estas. Al llegar 31 de diciembre y después de renegar porque su madre no dejó “matar marrano”, él logró organizar la actividad y reunir la familia y amigos y celebraron el fin de año como nunca en la vida lo habían hecho.  Gracias a su empuje y amor por la familia, porque ese día demostró con actos y palabras el amor y el orgullo que sentía por hacer parte de la familia.

Pero la vida le da una prueba más, el primero de enero de 2018, a las 7 de la mañana, la madre recibe una llamada donde le indican que Sergio había sufrido un accidente; al recibir la noticia no se imaginaban la gravedad de las cosas; hasta después de llegar a la clínica SOMER y saber el resultado de la tomografía, en la cual se veía un hematoma al lado derecho del cerebro, debían operarlo de urgencia. En el momento solo quedaban preguntas del suceso, pues había estado todo el tiempo compartiendo con familia y amigos en casa. ¿Por qué tuvo  que montarse en esa moto?, ¿Por qué tuvo que aparecer esa persona en ese momento y en ese lugar? Después de tantos interrogantes la respuesta fue; que eran cosas que tenían que pasar en la vida y que en el momento solo Dios sabía la razón.

Este día la familia Gómez, se embarca en un viaje muy doloroso, donde no se recibían esperanzas de vida, todos los días abundaban las malas noticias, noticias que destrozaban corazones; pero que como lo expresa su hermana Mary Luz Gómez; “con el dolor en el alma en el fondo de nuestro ser y con la fe intacta puesta en Dios  solo pensábamos que quienes nos daban estas razones no eran los dueños y señores de la existencia, que era Dios el único dador de la vida y estábamos convencidos de que solo él lo sacaría de esta”

Al día siguiente a las nueve de la mañana recibieron otra llamada, de esas que no son anheladas, ya que la clínica necesitaba un pariente para firmar el consentimiento, informaron que había salido otro hematoma  al lado izquierdo del cerebro y debían operar de urgencia, de inmediato su familia se trasladó  hacia Rionegro y al llegar la Neurocirujana informa sobre la gravedad de la situación, y que iban a tratar de salvar la vida de Sergio.

Así  logró aguantar esta cirugía de la que no daban esperanzas y Sergio inicia a demostrar que estaba hecho de hierro; este día le toco a Marcela Echeverri, amiga de la familia, estar con él en la cirugía y sufrió sin demostrar a sus familiares, siempre estuvo dando esperanzan a pesar de que ella estaba consciente de la situación, Marcela,  se une en este viaje doloroso como Ángel guardián.

Sergio estuvo 16 días en coma inducido, toda la familia y amigos esperaban con dolor y paciencia que Sergio decidiera despertar, cuando  al fin pudo abrir el ojo derecho fue la primera alegría después de mucho sufrimiento  y la prueba de las ganas de vivir estaba por encima de cualquier diagnóstico.

Vinieron muchas pruebas más y muchos altibajos, pero Sergio seguía con su empeño y misión. El 03 de febrero llegó otra operación, esta vez de un pulmón, una cirugía supuestamente muy sencilla que terminó  complicándose; de pronto, sale una enfermera buscando los familiares de Sergio Gómez y dice que el médico ya saldría a informar lo sucedido, la razón que dio fue que estaba muy mal a punto de sufrir un paro respiratorio y los que se encontraban en la sala de espera sintieron morir. Transcurrida una hora sale nuevamente el médico e informa que efectivamente había sufrido dos paros, de los cuales uno había parado el corazón por completo y habían tenido que reanimar; ahí Sergio, demostraba nuevamente la valentía para ganar una batalla más.

Pasados tres días,  nuevamente a habitación y Sergio empezaba un proceso más;  el viernes 23 de febrero intervinieron nuevamente el pulmón ya que por la gravedad no pudieron terminar la cirugía anterior.  Como familia no querían otro procedimiento más, pero era necesario hacerlo, este día fue otro de los tormentosos en este viaje; pero antes de lo previsto sucedió que esta vez había sido un éxito tal operación, Sergio seguía triunfando en ese viaje interminable.

Llegó la recuperación en la habitación donde lo acompañaban y realizaban diferentes terapias tanto físicas como cognitivas, al pasar ronda los médicos, evidenciando el avance decidieron empezar a darle de alta en las diferentes especialidades,  el miércoles 28 de febrero sus familiares recibieron la mejor noticia, habían decidido dar el alta temprana, decisión que toman  cuando asumen que el paciente se recupera más rápido en el ambiente familiar. La salida de la clínica seria el 01 de marzo según el internista.

“La mayor tristeza para nosotros en esta vida fue el día que entraste a esa clínica, pero la mayor alegría fue el día que te dieron de alta y podías regresar a la casa junto a toda tu familia, quienes te esperábamos con ansias” Expresa, su hermana Mary Luz

Hoy, Sergio, después de 10 meses de su renacer,  por tantas circunstancias por la que ha pasado desde su nacimiento, niñez y juventud, pero que aún sigue de pie, tantas experiencias que aún no se alcanzan a plasmar en este papel, pero que su familia alza su voz y manos al cielo para dar gracias a Dios por dar la oportunidad de celebrar su cumpleaños en ese viaje emprendido y tras muchos interrogantes para los que en principio no encontraron respuesta. La familia Gómez Gómez expresa haber entendido ya el mensaje. Pues todo lo vivido, enseñó que en los momentos más grises siempre estamos acompañados de Dios,  recibiendo su visita.

Comentarios