Así se venden carnés falsos de vacunación en las principales ciudades de Colombia

0

La corrupción ronda los procesos de vacunación del país. Ante la solicitud del carné de vacunación como requisito obligatorio para hacer diferentes actividades, ciudadanos han optado por comprarlo y no vacunarse en contra del coronavirus. Este negocio, tal y como ha venido siendo denunciado por diferentes medios de comunicación del país, ha empezado a ser lucrativo para los delincuentes encargados de falsificar el documento y venderlo. El cartón falso que un ciudadano estaría supuestamente inmunizado puede llegar a costar al rededor de 300 mil pesos. Los estafadores no solo venden el documento físico sino que, además, aseguran que hacen el registro válido en la web.

Noticias Caracol, uno de los medios de comunicación que puso la lupa sobre esta problemática, compartió el video que expuso el concejal Óscar Ramírez, denunciante de esta situación, en la que se ve la realización de un experimento real, en Bogotá, con un ciudadano que, supuestamente, se acerca a uno de los estafadores para solicitar el servicio del carné falso. “Pero le tocaría dejar sus datos, pero no se lo tenemos para ahorita. Con todos los papeles, ¿no? Para que salga por computador y todo. Sí se le puede hacer la vuelta, pero si deja su número de teléfono se le consigue (…) Por ahí entre 250, 200 mil pesos”, le dice el que sería uno de los intermediadores del negocio ilegal.

Lo mismo ocurre en Medellín. Según resaltó Blu Radio, en una investigación similar, los delincuentes piden cifras similares o superiores para conseguir el documento. A través de mensajes y llamadas de textos, en esa ciudad, se puede adquirir el carné. “Hay uno que vale 350.000, ese queda en el sistema, hay otro que vale 60.000 se le pone las dos dosis o si quiere una, pero este no está incluido en el sistema, pero tiene los sellos originales”, dice el vendedor, según detalló la emisora. Según aquella persona, muchos son los ciudadanos que no quieren vacunarse, por lo que vender estos carnés es como ‘vender pan caliente’.

Comentarios