EL COLAPSO DE LA MOVILIDAD EN EL ORIENTE.

0

El transporte y la movilidad del Oriente es un caos, falta de Planeación y autoridad es la conclusión que deja esta investigación del periódico El Oriente.

Pocas certezas y muchas incertidumbres en esta materia, según se desprende de numerosos eventos, estudios, documentos y hasta acuerdos municipales que pretenden resolver en el escritorio lo que no se ha hecho en la práctica.

“La velocidad a la que avanzan las obras y valga decir la planeación de la región, no es la misma con la que colapsa la movilidad en el Oriente”, dice Néstor Fernando Zuluaga, Alcalde municipal de El Carmen de Viboral.

Y es que el concepto del mandatario de los carmelitanos se ha escuchado igualmente de otros Alcaldes en la región, aunque hacen falta más compromisos y acciones contundentes.

El desarrollo urbanístico y la presión sobre el uso del suelo son los principales escollos de la planeación local y como agravante la única vía que comunica la región en doble calzada es la Autopista Medellín-Bogotá. Las demás son obras con especificaciones discretas y mínimas, que dan cuenta de un desarrollo vial atrasado que no responde a las necesidades del Oriente Antioqueño y el Departamento.

Ejemplo de ello es el tránsito por vías como La Ceja del Tambo – Rionegro y Rionegro – El Carmen de Viboral que se convierte en una aventura de alto riesgo para la vida e integridad de los usuarios y los vehículos. Los trazados de estas, y el mal uso de algunos conductores las mantienen en la región como las más peligrosas.

No es falta de institucionalidad

Entidades como la Gobernación de Antioquia, Cámara de Comercio, Universidades, Alcaldías, Concejos municipales, Asamblea departamental, Concesionarios viales, Asociación de municipios Masora, Corporación Empresarial del Oriente CEO, entre otras organizaciones e instituciones en la región que se han ocupado del tema.

Numerosos eventos y diagnósticos dejan pocos resultados y soluciones que permitan transitar por la región sin contratiempos. Cuantiosas inversiones se han dado en consultorías y estudios que dejan más preocupación que soluciones.

En materia de megaobras, se construye un gran túnel, el cual ya está avanzando y las obras complementarias requeridas para facilitar la movilidad siguen en el limbo.

El Túnel de Oriente construcción que unirá los Valles de Aburrá y San Nicolás, traerá cientos de vehículos diariamente a los municipios de Rionegro, La Ceja del Tambo, Guarne, El Retiro y más allá a embalses, Páramo y la autopista Medellín Bogotá. La polémica obra que tenía un costo de $616 mil millones de pesos en noviembre de 2004, en cifras actuales llega al billón de pesos.

Lo más previsible cuando entre en operación es un colapso monumental frente a la capacidad actual, más vehículos ocuparán las vías y aumentarán el riesgo de accidentalidad. En 2015 se atendieron 1.550 accidentes de tránsito en la jurisdicción del Valle de San Nicolás, datos suministrados por las empresas de atención Prehospitalaria que atienden en la región.

El tiempo de los desplazamientos, un dolor de cabeza: “El promedio de velocidad en la ruta Llanogrande – Complex un fin de semana se reduce a 20 km/h. y en puente festivo se ha llegado al registro de 5 km/h”, testimonio de un conductor de la ruta Rionegro – Eafit – Tierra Negra.

La imposibilidad de recorrer un trayecto de 5 km. en no menos de 90 minutos es algo que solo pasaba en ciudades como Bogotá, pero esto es una realidad en una de las zonas de más desarrollo urbanístico y comercial del Oriente Antioqueño.

En tal sentido se anunció por parte de la Alcaldía de Rionegro inversiones en retornos, ampliación y otras obras desde el sector Jumbo hasta el Mall Llanogrande, lo que resolvería algunos giros peligrosos en sectores como el ingreso a San Antonio de Pereira, empanadas caucanas y Amalita, así lo confirmó Guillermo León Gómez, Secretario de Planeación.

Obras financiadas en concesión

La Conexión Vial Aburrá Oriente, que tiene en concesión un peaje con más de 17 años sumando recursos, y que además lo estará según proyecciones actuales hasta julio de 2039 (23 años más), no solo contempló la construcción de un túnel.

El proyecto ya tiene obras realizadas hace más de 9 años como la doble calzada Los Balsos y el Alto de Las Palmas, Chuscalito y Los Balsos en Medellín, Sajonia – Aeropuerto, Canadá – El Carmen de Viboral y el Retiro –  La Ceja del Tambo, que suman en conjunto inversiones del orden de los 122 mil millones de pesos.

La financiación faltante

La contribución de valorización y la instalación de peajes financiarían las obras, para el caso de las vías complementarias al túnel según estudios de 2015 se aplicaría valorización a 146 mil predios, que corresponde a 128.400 propietarios en 9 municipios, 2 del Valle de Aburrá: Medellín y Envigado y 7 del Altiplano del Oriente Antioqueño: El Retiro, Rionegro, La Ceja del Tambo, El Carmen de Viboral, El Santuario, Marinilla, y Guarne.

El monto a recaudar por este concepto se estima en 150 mil millones de pesos, dependiendo del cobro a quien se aplique. La propuesta inicial es mediante la llamada “valorización social” que dejaría exenta a estratos 1, 2 y 3, y posiblemente a algunos del 4 en zonas urbanas, y según su localización, área y destinación a los de zonas rurales.

La sobretasa aeroportuaria

También se ha planteado una alternativa para aplicar una sobretasa a los tiquetes en el Terminal Aéreo de Rionegro, es decir un impuesto adicional a los viajeros del Aeropuerto José María Córdova.

El Aeropuerto llegó a una cifra récord de 6 millones 800 mil usuarios en tránsito en 2015 y se espera que aumente en 2016 a 7 millones 200 mil, en los cuales se debe contar además la población que labora (24 horas) en el terminal aéreo estimado hoy en 5.000 personas, más los acompañantes que pueden llegar a ser 1.5 personas por viajero, esto significa nada más ni nada menos que un mayor número de vehículos circulando y la demanda de más tiempo para los desplazamientos.

Esta sobretasa sería la respuesta que se espera del Gobierno Nacional a la promesa de aporte a las obras del Túnel, hechas por Juan Manuel Santos en el Parque principal de Rionegro hace 2 años.

Las obras que se esperan

La mesa de movilidad del Altiplano, a la que concurren la institucionalidad pública y privada se creó hace tres años, y después de una veintena de reuniones consideró revisar las propuestas en inversión para infraestructura vial.

El estudio técnico lo hizo el consorcio Steer Davies Gleave y Opus, también encargado de diseñar el Plan 2030 de movilidad de Antioquia. Estas fueron las obras priorizadas:

La primera de ellas el Intercambio vial Los Sauces por un valor de $5.732 millones de pesos, la obra que conecta con la Autopista Medellín-Bogotá ya había sido intervenida en una primera fase con recursos de los municipios de Marinilla y Rionegro.

La segunda obra es la Intersección “Canadá” en la vía que conecta El Carmen de Viboral con La Ceja del Tambo y Rionegro, por valor de $1.028 millones de pesos, esta permitiría el tránsito vehicular y peatonal en condiciones más seguras, dado el alto índice de accidentalidad.

La tercera sería la variante San Antonio de Pereira en la cual se estimaba una inversión de $16.444 millones de pesos, obras que para el municipio de Rionegro servirían para mejorar el flujo vehicular en este importante sector de la ciudad, especialmente en fines de semana.

La cuarta obra es un sistema de retornos en la denominada milla de oro en el sector de Llanogrande en Rionegro, por un valor de $8.684 millones de pesos, proyecto que se esperaba haría lo propio con mejorar las condiciones de transitabilidad en uno de los sectores de más presencia de turistas y visitantes, y con ellos un alto número de vehículos automotores.

La quinta obra es la pavimentación de la vía El Carmen de Viboral-El Santuario por un valor de $43.010 millones de pesos, un corredor vial estratégico que conecta a la Autopista Medellín-Bogotá en un recorrido de 15 kilómetros.

Finalmente en 2015 en los entregables de un convenio ejecutado por Masora y la Universidad Católica de Oriente con recursos de la Gobernación, se dejó por fuera de la prioridad en inversión para la vía El Carmen de Viboral-El Santuario, aunque en el mes de febrero el Secretario de Infraestructura departamental informó ante la Asamblea de Antioquia que la obra seguía haciendo parte de las 5 priorizadas.

Medellín se beneficia y no invierte

En el Valle de Aburrá pocos quieren hablar de la cofinanciación del Túnel de Oriente y sus vías complementarias por parte del municipio de Medellín, el cual se servirá de la obra tanto como los habitantes de Oriente, Anibal Gaviria exalcalde de esta ciudad desestimó responder a esta inquietud y hasta ahora no se sabe el concepto de parte del actual mandatario Federico Gutiérrez.

“Recientemente el Concejo de Medellín revivió el debate de obras anexas al Túnel, en el que se busca incluir una vía férrea en uno de los trayectos intervenidos por el Concesionario Aburrá-Oriente. Se plantea como nueva alternativa que haría menos onerosa la inversión y menor espacio el que ocuparía un riel frente a una vía asfaltada”, según dijo a este medio Carlos E. Restrepo, Ingeniero Consultor.

“Buses eléctricos para Oriente” otra de las propuestas de los expertos en el Valle de Aburrá para movilizar pasajeros al Aeropuerto José María Córdova. El proyecto avanza rápidamente en escritorios de la capital de la montaña a espaldas de los gremios, transportadores y mandatarios del Altiplano.

Para Diego Ospina Arbeláez, Gerente de una de las empresas transportadoras de Rionegro, el hecho de pensar en establecer nuevas rutas o sistemas desde Medellín hacia esta región debe darse en conversación con los gremios locales. “aunque tenemos acuerdos con municipios en el Altiplano, no conocemos los proyectos que se están impulsando actualmente desde Medellín, en todo caso esperamos hacer parte de esa planeación”, dijo el directivo.

Otro claro ejemplo de afectación a los intereses de Oriente es el traslado del Peaje de Palmas hasta el sitio conocido coma “La Posada de Posada”, para el mes de julio ya estará en funcionamiento y con ello los nuevos costos que deben asumir los habitantes de 3 veredas en límites de Rionegro y Envigado: Pantanillo, Perico y Yarumal.

Campesinos nativos y vivientes de esta zona rural deberán asumir el pago de un impuesto para entrar y salir de sus viviendas, por cuenta de una decisión del Concesionario de la vía, autorizado por la Gobernación y que benefició claramente los intereses inmobiliarios de la zona.

Esto supone una condición que impide un diálogo fluido que valide los intereses y deje claros acuerdos para la planeación en materia de movilidad. Oriente se sigue quejando de la centralización en las decisiones, pero tampoco exige autonomía en las que corresponde a su territorio.

Rionegro y las soluciones más allá de lo local

Lo visto en Rionegro y especialmente en el corredor vial de Llanogrande – Aeropuerto en fines de semana es la clara muestra de que algo no está bien. Lo propio sucede al ingreso a San Antonio de Pereira, en el sitio conocido como la Pastizzería, en cuatro esquinas –sector puente colgante- y en los puntos semaforizados de la estación de servicio el carretero y el comando de policía.

A esto se suma las recientes decisiones con la instalación de “hitos” para señalar una especie de “ciclorutas” en vías principales donde la circulación quedó reducida a la mitad. “En esos puntos es muy difícil la maniobra del conductor para no colisionar con otros vehículos, y la exposición del peatón y ciclista a las caídas y accidentes”, dijo un taxista que presta servicio en el barrio El Porvenir.

Rionegro tiene su propio plan para resolver algunos de estos problemas, actualmente trabaja en la elaboración de su plan de movilidad municipal, lo que permitirá intervenir las principales arterias viales, planificar obras como dobles calzadas, ciclorutas, andenes y avanzar en su propuesta de sistema masivo de transporte, para el cual ya se creó una sociedad denominada Sistema Operativo Movilidad, Oriente Sostenible –SOMOS-.

El acuerdo que le dio autorización al Alcalde municipal para crear esta empresa, busca evaluar y proponer medidas y alternativas en la movilidad local. Pero, Rionegro no puede tomar decisiones que afecten los intereses de los demás municipios y es ahí donde no se ha logrado concentrar la atención de los demás mandatarios, más bien se ha prestado para malos entendidos y reclamos de algunos de ellos.

Así las cosas mientras cada uno de los entes territoriales siga haciendo esfuerzos por su cuenta y riesgo, menos probabilidades habrán de resolver las dificultades en movilidad que actualmente existen.

El Circuito vial de los embalses

$6.345 millones invirtió la Gobernación en la estructuración del proyecto que en 2015 presentó con bombos y platillos como la megaobra de la gestión 2012-2015, pero hoy la historia es bien distinta.

El documento suscrito por líderes políticos y sociales, reunidos en el municipio de El Peñol en 2015 decía: “exhortamos al Gobierno Nacional a incluir con carácter de privilegio, el circuito vial de los embalses, dentro de las obras estratégicas para el progreso de la infraestructura de transporte terrestre del país, en los proyectos del Plan de Desarrollo 2015-2018”.

Este llamado sigue hoy sin respuesta y con una novedad: El Gobernador Luis Pérez Gutiérrez ya anunció una Alianza Pública Privada APP que construiría en doble calzada una obra con altas especificaciones, de 12 metros de ancha y 15 metros más de retiro para ciclorutas y boulevares.

Esta vía de 31 kilómetros entre Marinilla y Guatapé, permitiría según Pérez Gutiérrez, “resolver un problema histórico en movilidad en esta zona de embalses”.

Las bondades de la obra contrastan con las repercusiones económicas para habitantes de bajos ingresos en la región, dado que el Consorcio propone la instalación de un peaje entre Marinilla y El Peñol, el cual soportaría buena parte de los costos en una duración de la concesión de al menos 30 años.

Aunque en voz baja algunos mandatarios no ven con buenos ojos, la instalación del peaje como mecanismo de financiación, será el Gobernador en concurso con el Gobierno Nacional quien haría viable la obra, sin consideración a tal oposición dadas las históricas dificultades en materia de ampliación y mantenimiento de la vía.

Una autoridad supramunicipal en tránsito y Transporte

Contar con una autoridad en Tránsito y Transporte es parte de la solución, por lo menos así se desprende de las conclusiones de varias reuniones que los mandatarios actuales han tenido con Luis Pérez Gutiérrez. Allí el Gobernador ha sugerido la creación de un área Metropolitana que permita darle institucionalidad a la propuesta.

Otros líderes políticos han manifestado que no es necesario tener una figura supramunicipal constituida para crear una autoridad regional en tránsito, solo se necesita la voluntad política de los Alcaldes.

Mientras no se surta este trámite y se asuma un verdadero liderazgo regional, el Oriente Antioqueño seguirá viviendo como ahora las consecuencias de la falta de planeación y decisiones individuales que solo han generado condiciones más desfavorables para darle a los usuarios de las vías tranquilidad y seguridad, a la hora de viajar desde y hacia el Valle de San Nicolás.

Gran responsabilidad la de los dirigentes que ahora están tomando las decisiones, seguir en la ruta del trabajo local sin consideración a la dinámica de región, estimulará la intervención de las autoridades e institucionalidad ajena al territorio, muy a pesar de los estudios y propuestas que siguen al orden del día.

 

DATOS INTERESANTES.

La región aún espera el cumplimiento de la promesa de Juan Manuel Santos en su campaña reeleccionista, “…ni Medellín, ni Envigado, ni Marinilla, ni La Ceja, ni Rionegro, ningún municipio va a tener que pagar valorización por ese túnel de Oriente”, dijo en el Parque de la Libertad de Rionegro hace 2 años.

 

La proyección para 2030 en el Aeropuerto José María Córdova de Rionegro es de 15 millones de usuarios en tránsito y 8.000 personas laborando para el terminal aéreo.

 

En diciembre de 2014 de 20 Obras que en conjunto costaban $556.514 millones de pesos (estimativos en 2015), se eligieron las 5 prioritarias por un valor aproximado de $74.900 millones a precios de 2015, las cuales servirían para mejorar las condiciones de tránsito por los principales corredores viales.

 

Según el Gobernador 31 kilómetros de vía entre Marinilla y Guatapé se construirían en Alianza Pública Privada APP, se instalará un peaje que muy posiblemente esté ubicado entre Marinilla y El Peñol.

 

Las cifras que estimó el circuito vial

 

172 kilómetros de vías

Impacto sobre 100 mil hectáreas de las zonas de Embalses

73.000 habitantes verán directamente el beneficio en su infraestructura vial

$467.400 millones el costo de la obra

La propuesta de Financiación

17% del esquema de financiación se ha previsto que sería con 2 peajes, uno entre Marinilla-El Peñol y otro a la altura de San Vicente Ferrer. Estos según énfasis de la Gobernación serían instalados 2 años después del inicio de las obras.

Recursos de contribución de valorización que pagaría EPM (49%) y estratos socioeconómicos 5 y 6.

$ 237 mil millones sería el aporte del Gobierno Nacional

 

Comentarios