El Oriente se reactiva

0

Aunque hubo una disminución del total de empresas matriculadas o que renovaron
su matrícula este año, el Oriente antioqueño sigue siendo, después del Valle de
Aburrá, la región del departamento de Antioquia más competitiva, según balance
que presentó el Presidente Ejecutivo de la Cámara de Comercio del Oriente
Antioqueño, Rodrigo Zuluaga Mejía, durante el V Foro anual de Competitividad.
Colombia ha mejorado significativamente en competitividad según en el Informe
Nacional de Competitividad, pues hoy ocupa el puesto 57 entre los 141 países de
la medición. El doctor Rodrigo Zuluaga explicó que para seguir mejorando “hay
que trabajar, entre otros aspectos, en la reforma al Código de Trabajo para que
refleje las necesidades de la transformación de la vida laboral actual; hay que
evaluar a los docentes con concurso de sus sindicatos, porque la calidad
educativa debe ser una tarea de todos y realizar la reforma estructural a las
pensiones, que es una tarea que el Congreso de la República tendrá que realizar
eficientemente para que el sistema logre atender el mayor número de
pensionados”.

También presentó el Índice Municipal de Competitividad de Antioquia. En 2019, el
promedio del Oriente Antioqueño fue 39,10% evidenciando una competitividad
superior al departamento (cuyo porcentaje fue 35,41), convirtiendo a la subregión
en la más competitiva después del Valle de Aburrá. Por eso el Oriente Antioqueño
debe comprometerse con este indicador, alcanzando retos como: mejorar la
investigación y el desarrollo de la productividad y competitividad de cada
municipio, promover la diversificación y sofisticación de las canastas exportadoras,
lograr un mayor asentamiento de empresas grandes y medianas, bajar los
indicadores de informalidad. Además, explicó que se debe “mejorar el nivel de la
competencia en el mercado para generar un entorno que le permita a la región ser
más competitiva en mercados internacionales, diversificando sus productos e
incrementar el valor de las exportaciones”.

El Oriente Antioqueño representa el 10,2% de las empresas de Antioquia. Este
año, sumando las nuevas matrículas y las renovaciones, en total tuvo una
reducción de -3,9% al 30 de noviembre, que representa 821 empresas menos
entre 2019 y 2020. La participación del Altiplano en el total de empresas es de
80,3%, zona que además tuvo el mejor comportamiento en este sentido con –
3,72% de empresas respecto al 2019, seguida por Embalses con 10,5% de
empresas, zona que tuvo la mayor disminución con -4,93 %.

Una de las preocupaciones durante la cuarentena fue la mortalidad empresarial,
sus industrias y cadenas de valor. El Oriente Antioqueño tuvo una cancelación de
empresas menor comparada al mismo periodo del 2019 y la creación de nuevas
empresas tuvo una fuerte caída durante la cuarentena, pero desde agosto ha ido
mejorando gradualmente. Además, a pesar de que el promedio de la natalidad
este año disminuyó, pasó de 151,6 en 2019 a 138,5 en 2020, muestra una importante recuperación en los últimos tres meses, lo que puede indicar un signo
de reactivación económica local.

El Oriente Antioqueño, comparado con los resultados generales de Antioquia y
Colombia, muestra un mejor desempeño en la renovación de los registros
públicos: -2,62% que corresponde a esta subregión, Antioquia tuvo -8,45% y
Colombia -10,16%. “Estos resultados obedecen a la confianza que los
empresarios han depositado en la Cámara de Comercio del Oriente Antioqueño y
a la solidez del desarrollo empresarial de la región, que a pesar del difícil año que
está terminando, mantienen sus empresas activas, conservan los empleos y el
bienestar de sus familias. Son optimistas, la dependencia del mercado interno es
mayor que en otras zonas del país, lo que hace que se afecte menos que en otras
regiones”, explicó el doctor Zuluaga Mejía.

Concluyó diciendo que “Tenemos en el territorio buenos empresarios, nuestras
instituciones públicas son diligentes, contamos con presencia de las
universidades. Tenemos una velocidad del desarrollo muy acelerada, el
asentamiento de población es alto, lo mismo del asentamiento productivo, por eso
es menester mantener en alto la buena gerencia pública, la creación de nuevas
entidades que le ayuden a las instituciones públicas a integrar y gerenciar el
territorio, con figuras como el Área Metropolitana o las asociaciones de municipios
o provincias”.

Comentarios