EPM: migajas para el territorio – Opinión

0

Foto: cortesía

Por: Oscar Castaño Valencia

Con un rimbombante comunicado de prensa después de una reunión que los alcaldes de la zona de influencia del Oriente Antioqueño esperaron por más de año y medio, EPM anunció que aprobaba a cada municipio la suma de trescientos noventa y dos millones de pesos, los cuales deben ser ejecutados en el 2022 y 2023 por las administraciones municipales en proyectos educativos, culturales y deportivos.

Estos proyectos, que hacen parte de la compensación social de EPM en el Territorio, se suman a los de Fortalecimiento Institucional a cargo de Prodepaz y los productivos que ejecuta la Provincia del Agua, el Bosque y el Turismo, que sumados da un total de dieciocho mil millones de pesos, tal cual fue anunciado en dicho comunicado.

Estas son migajas, por no decir harinas, de la torta que recibe Medellín, que no inunda ni un centímetro de su territorio, ni ha sufrido las consecuencias sociales, políticas y ambientales; ni mucho menos las muertes y desplazamiento por causa del conflicto armado, el mismo  que llegó a la región, precisamente, a partir de las acciones emprendidas para la generación de energía y que aún hoy se mantiene en el Territorio del Oriente Antioqueño. Según informó EPM, fueron un billón, quinientos mil millones de pesos los que recibió esta ciudad en el año 2020.

Para citar un solo ejemplo, el municipio de El Peñol sacrificó su memoria histórica con la inundación de su casco urbano con el fin de  generar desarrollo al país y muchas ganancias a EPM. Aún así, la paupérrima compensación legal que recibe cada año no alcanzan los trescientos cincuenta millones de pesos y, tal vez, unos mil en compensación social. El Peñol tiene el 53% de su territorio inundado o bajo reserva forestal.

Ahora bien, vamos a revelar uno de los secretos mejor guardados por parte de las empresas generadoras. Se trata de confrontar la producción de energía en el Oriente Antioqueño y su costo en el mercado. Para que hagamos un ejercicio simple de comparación con la compensación social que, valga decir, es tercerizada por parte de EPM que no solo dice en que se invierten los recursos, sino quién los ejecuta. Vale anotar que en la reunión del gerente y los alcaldes se empezó a descubrir esa táctica leonina que lleva ya ocho años deslegitimando a las administraciones y al mismo EPM en los territorios y con las comunidades, imponiendo la “danza de los chalecos” con los que los mercenarios sociales, que a nombre de ONG´s saquean, de otra forma, el Territorio.

Las cifras son absolutamente contundentes. En lo que va corrido del año, EPM ha generado 2.258.529 kilovatios de energía, con un valor por kilovatio de 239 pesos. Vamos a ponerle el valor más barato del mercado, es decir, el que la CREG asigna para el estrato 1 y eso representa en ventas brutas  540.428.733 millones de pesos. Estamos hablando de que la Región y los municipios del área de influencia le aportaron a EPM, medio billón, cuarenta mil millones de pesos y recibieron a cambio, según el rimbombante comunicado de prensa, 18 mil millones en compensación social. Esta situación, por decirlo simple, es miserable, injusta e inequitativa.

Y eso que estamos poniendo el precio más bajo del mercado, el designado por la CREG para el mes de septiembre al estrato 1, porque si hacemos la cuenta con los 722 pesos que le asignó a los estratos 5 y 6, la suma nos daría más de un billón de pesos.

En otras palabras, el Territorio y sus municipios inundados le está dando a Medellín, una tercera parte de lo que recibe cada año para sus proyectos sociales a costa de la pobreza y el sufrimiento de comunidades, las mismas que han tenido que sufrir la guerra que trajo el refrescamiento de sus tierras.

Es por ello que los alcaldes y los líderes sociales de la Región deben levantar su voz y al unísono  exigir respeto y equidad para el Territorio.

Una iniciativa importante se está dando en el Congreso Nacional para modificar las compensaciones de Ley para que los municipios reciban más justamente retribuciones legales y no sigan mendigando las migajas que caen de la mesa de EPM.

EPM genera sólo el 61 por ciento de la energía que genera ISAGEN. ISAGEN sólo invierte socialmente el 20 por ciento de lo que invierte EPM. ISAGEN es hoy privada, de capital canadiense y EPM sigue siendo pública.

 

Comentarios