Los tres proyectos férreos que quedarían contratados este año

0

Regiotram de Occidente, el tren automático de Rionegro y el metro de Bogotá, están en licitación. Este último recibirá ofertas hasta este jueves.

Pasados más de 20 años desde que se construyó la última línea de tren para pasajeros en el país, y como si se hubieran puesto de acuerdo, en la actualidad se encuentran abiertas las licitaciones de tres proyectos férreos que se espera que sean adjudicados antes de que termine el 2019.

Se trata del metro de Bogotá, el Regiotram de Occidente y el tren automático de Rionegro (Antioquia), que pese a sus diferencias en precio y características, actualmente compiten por llamar la atención de los inversionistas.

En suma, el país invertirá alrededor de $17 billones en estos tres proyectos, los cuales serán financiados, principalmente, con vigencias futuras, tanto de las gobernaciones y/o alcaldías involucradas, como de la Nación.

LA OFERTA

Hoy en día se estima que hay al menos 42 grandes empresas en el mundo que son expertas en la construcción de trenes, así como otras tantas dedicadas a la operación de líneas férreas para transporte de pasajeros.

Sin embargo, se ha planteado la inquietud sobre si, por tratarse de tres licitaciones abiertas al mismo tiempo y con cronogramas similares, habrá la oferta suficiente para cubrir esta demanda en el mismo periodo de tiempo.

En concreto, el Regiotram de Occidente recibirá ofertas hasta el próximo 25 de noviembre y según el sistema Secop II, el contrato sería firmado el 26 de diciembre.

En cuanto al tren automático de Rionegro, el municipio recibirá propuestas hasta el 27 de noviembre, dos días después del Regiotram y se espera que se adjudique la obra el 16 de diciembre.

En el caso del metro de Bogotá, por tratarse de un modelo de licitación recomendado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) – el cual se involucró directamente con la financiación – se hizo una lista de consorcios precalificados previa y, como resultado, se registraron siete consorcios interesados.

Sin embargo, en el camino se retiraron dos grupos. Este jueves se terminarán de recibir las ofertas económicas de las cinco sociedades que continúan en la puja, las cuales están compuestas por un total de 29 empresas originarias de 12 países.

De acuerdo con Nicolás Rincón, director de la maestría en Logística de transporte de la Universidad Javeriana, lo que va a determinar que se reciban las ofertas suficientes para todos los proyectos, es que estas iniciativas sean viables financieramente.

“Los oferentes para ese tipo de productos son empresas multinacionales que hacen alianzas con gente que conozca el ámbito nacional de cada proyecto, pero el soporte lo dan las firmas extranjeras que ya han hecho desarrollos de este tipo a nivel mundial, y que tienen el músculo financiero para poder hacer diferentes ofertas al mismo tiempo. Al final, a ellos no les importa si hay tres proyectos en Colombia o repartidos en varios países, sino que cada uno sea rentable, lo que lo vuelve atractivo”, señaló Rincón.

Recordó que el Gobierno del Reino Unido destinó desde el 2017 US$33,3 millones para desarrollar proyectos en Colombia, dentro de lo que se ha priorizado la reactivación y habilitación de las líneas férreas existentes. Por esa razón, el académico considera que sí hay y seguirá habiendo interés en este tipo de proyectos en Colombia.

INFORMACIÓN CLAVE DE LOS PROYECTOS

La primera línea del Metro de Bogotá medirá 23,9 kilómetros y atravesará la ciudad desde el occidente hasta la Calle 72, en el sector del norte, en 27 minutos. Se espera que se muevan 1.050.000 personas durante el día.

El valor de la licitación de este proyecto es de $13,8 billones, aproximadamente, lo que incluye la construcción del viaducto -ya que se trata de un metro elevado- la edificación de las estaciones, las obras aledañas, la compra de los trenes y la operación durante 20 años.

El resto de la inversión, que está calculada en $2,4 billones, destinada a la compra de predios, el traslado de las redes de servicios públicos y la interventoría, correrá por cuenta del distrito, a través de la Empresa Metro. Su construcción arrancaría en marzo del 2020 y el primer tren empezaría a rodar en el 2025.

En cuanto a el Regiotram de Occidente, este partirá desde el municipio de Facatativá y se conectará con el metro de Bogotá a la altura de la calle 26. La zona de influencia involucra cinco municipios y la extensión será de 39,6 kilómetros.

El contrato está calculada en $1,91 billones y se espera que en el 2023 movilice a 110.000 personas diariamente.

Por su parte, el tren automático de Rionegro se licitará por $1,6 billones, de los cuales el 84% son recursos públicos. El trazado cubrirá una ruta de 16,7 kilómetros, cuya área de influencia cubre a nueve municipios entre el sector de Belén y el aeropuerto Internacional José María Córdova. Se espera que este sistema mueva a 49.000 personas cada día.

Adriana Carolina Leal Acosta
adrlea@portafolio.co

Comentarios