Una firma no se le niega a nadie

0

Son varios los aspirantes a la Alcaldía de Rionegro que adelantan el proceso de recolección de firmas para avalar su candidatura por movimientos de ciudadanos, una tarea difícil y dispendiosa, porque no siempre las personas tienen disposición para participar en elecciones o apoyar a alguien.

De acuerdo con el censo electoral que había el año pasado para la segunda vuelta de la elección presidencial, Rionegro tenía un potencial electoral de 103.860 personas aptas para votar y sufragaron 69.946, que representan en 67.34%. Tomando ese potencial, los aspirantes requieren 20.772 firmas válidas para inscribir la candidatura.

Según estadísticas, en el momento de revisión invalidan entre el 30% y el 40% de las firmas, por lo que el esfuerzo deberá ser mayor en la recolección. El Grupo de verificación de firmas de la Dirección del censo electoral tiene un mes para entregar los resultados de este proceso.La Registraduría revisa que el ciudadano que firmó aparezca en el Archivo Nacional de Identificación (ANI), que esté en el respectivo censo electoral municipal, que los datos sean legibles, completos y que no haya firmas repetidas o fotocopiadas, o hechas con la misma caligrafía.

Quienes inscribieron movimientos para conseguir el aval por firmas en Rionegro son Hernán Ospina, Fernando Valencia, Ernesto Castaño, Laura Marulanda, Mauricio Rendón y Mauricio Martínez. Si fuera obligatorio que un ciudadano no aparezca firmando por varios candidatos, el número de personas que están en el censo electoral no sería suficiente para que todos alcancen el mínimo legal para inscribir la candidatura, pero ese aspecto no se tiene en cuenta en la revisión que hace la Registraduría y por eso muchos votantes no tienen inconveniente en firmar por varios candidatos, con el criterio de que “una firma no se le niega a nadie”.

Comentarios